TRABAJADORES DE LA SALUD EN PUERTO RICO DUERMEN AFUERA A LA ESPERA PARA VACUNARSE

Juan Maldonado llegó al estadio de la capital de Puerto Rico donde se administran las vacunas contra el COVID-19 lista para esperar toda la noche.

Durante la última semana, había ido dos veces al Coliseo Pedrín Zorrilla solo para encontrar una fila sin fin. Ansioso por vacunarse, este terapeuta ocupacional pediátrico optó por dormir en su coche con un colega para asegurar que estuvieran entre los primeros en la fila.

Cerca, un grupo de otros trabajadores de la salud también participaban en un baile improvisado. Le costó dormir por la ansiedad .

“Cómo dice el jíbaro. Hacemos de tripas corazón. Pues tú sabes, al mal tiempo, buena cara”.

A medida que Puerto Rico se embarca en una campaña masiva de vacunación, el acceso a la vacuna se ha convertido en otra fuente de ansiedad para muchos trabajadores de la salud en la primera línea de la pandemia.

Miles de trabajadores de hospitales ya han sido vacunados en el sus centros de trabajo, pero ahora que el sector médico está compitiendo por la vacuna, ha determinado que no es tan fácil de conseguir. No se ha establecido un sistema de citas de vacunación para los más de 130,000 trabajadores médicos incluidos en la primera fase de vacunas. La subsecretaria del Departamento de Salud, la Dra. Iris Cardona, dijo en una entrevista en radio WKAQ 580 el lunes que la creación de un sistema de citas era “difícil” en medio de un programa de vacunación a gran escala. El enfoque del servicio por orden de llegada es frustrante para los trabajadores de la salud, muchos ya escépticos del historial de los funcionarios públicos en la gestión de emergencias.

“No estoy pidiendo un privilegio”, dijo Mayra Martínez, una psicóloga infantil que fue al estadio tres veces tratando de conseguir la primera de dos inoculaciones. “Las condiciones en las que están siendo sometidos los profesionales de la salud no son saludables para el bienestar general”.

En la isla se comenzó a vacunar primero a los trabajadores de hospital el 15 de diciembre. Cardona calificó de “impecable” la primera semana de vacunación. En 4 días, la mayoría de las más de 30,000 dosis de vacuna que llegaron en los primeros envíos ya habían sido administrado, dijo al Herald.

Pero cuando la primera fase de las inoculaciones se amplió para incluir a todos los trabajadores de la salud de la isla, la logística tropezó. El Coliseo Pedrín Zorrilla abrió el miércoles pasado y cientos de personas se presentaron el primer día para recibir a vacuna, lo que provocó caos, confusión y atascos en San Juan. Desde entonces, algunos trabajadores de la salud han optado por violar el toque de queda del gobierno a las 9 p.m y hacen fila en una carretera en medio de la noche.

El Miami Herald visitó el estadio el martes y habló con casi una docena de trabajadores de la salud sobre sus experiencias de vacunación. Aunque varios dijeron que la espera es cada vez menor, habían decidido llegar a altas horas de la noche o las primeras horas de la mañana para esperar fuera de las instalaciones antes que abrieran debido a experiencias de primera mano anteriores o versiones de colegas.

“Dicen que hay un plan. Yo le dije, ‘¿pero dónde rayos está el plan?”, expresó Martínez. “Soy escéptica de lo que dice el gobierno. Y después [de huracán] Maria, con más razón. ¿Desde cuándo se saben que van a venir las vacunas? Caramba ¿Por qué no hubo un plan?”

Miembros de la Guardia Nacional, encargados de la distribución de las vacunas en la isla, dijeron que una reducción en las personas que entran y los ajustes operativos han mejorado el proceso. El alfo oficial José Reyes, quien supervisa la planificación en coordinación con el gobierno federal y local, ha reconocido lo caótico de proceso.

“No todos los procesos de emergencia tiene un funcionamiento perfecto, hay áreas que se pueden mejorar, por lo que tenemos que mejorar el tráfico vehicular para asegurarnos de que no se forme esta fila”, dijo Reyes al diario El Nuevo Día el 23 de diciembre, el primer día de operaciones. La cantidad de casos confirmados, hospitalizaciones y muertes en el territorio estadounidense alcanzaron cifras récord en diciembre, aunque han disminuido en los últimos días tras la promulgación de una orden ejecutiva más estricta para frenar la propagación.

La llegada de la vacuna a mediados de diciembre fue un momento de alivio para los proveedores de servicios médicos, que han trabajado las 24 horas del día para tratar a los enfermos, se han infectad ellos mismos y perdidos colegas y seres queridos a manos de la enfermedad. Un mínimo de 11 médicos y 12 enfermeras en la isla han sucumbido al coronavirus.

Maldonado, el terapeuta pediátrico, fue al estadio con un colega el primer día a eso de las 5 a.m. y encontró una enorme fila de autos. Alrededor del mediodía, dijo que se enteró a través de la prensa local de que no había más vacunas disponibles.

“Rosa [el colega] se acercó para preguntar [a la Guardia Nacional]… pero le informaron que no podían decir nada porque no tenían una orden oficial”, dijo Maldonado, de 51 años. “¿Cómo es posible que todos los medios de comunicación se enteraron y ellos no?” A partir del 28 de diciembre, Cardona estima que más de 35,000 personas han sido vacunadas en Puerto Rico, según entrevistas a medios de comunicación locales. La subsecretaria de Salud le había dicho al Herald en una entrevista que esperaba que la mayoría de los trabajadores de la salud de la isla pudieran vacunarse a principios o mediados de enero.

Se han hecho ajuste y están por concretarse ampliaciones al programa de vacunación de la Guardia Nacional.

Se espera que la Guardia Nacional abra 10 centros regionales adicionales en toda la isla en las próximas semanas, incluidos los municipios de Ponce, Mayagüez, Arecibo y Humacao. Los municipios insulares de Puerto Rico, Vieques y Culebra, también tendrán las operaciones de vacunación establecidas en enero.

Se unirán al Pedrín Zorrilla y a más de 100 centros de salud, hospitales y clínicas de atención primaria, en los esfuerzos por vacunar a los trabajadores sanitarios. En las instalaciones del estadio de San Juan están vacunando únicamente a personas de San Juan y de las ciudades y pueblos circundantes, y los centros de vacunación de la Guardia Nacional inocularán exclusivamente a médicos y dentistas los sábados

El próximo centro de vacunación abre el miércoles en Caguas, una ciudad ubicada en la región montañosa central de la isla. También se pondrá en marcha un sistema de citas al que se puede acceder a través de una aplicación. El Nuevo Día informó el lunes que la metodología está programada para ser eventualmente utilizada en todo Puerto Rico. Los estudiantes de medicina de diferentes universidades de la isla también están ayudando con los esfuerzos de vacunación en el Pedrín Zorrilla. Esto aumenta las estaciones de vacunación en el estadio de 16 a 26 y aumenta la capacidad de vacunación diaria en las instalaciones.

Martínez, la psicóloga infantil, dijo que pasaba por el estadio el martes camino a una cita con el médico y vio que estaba abierto. Ella y su esposo, que también es psicólogo, pudieron vacunarse.

El proceso, dijo, fue “razonable”, y tomó solo dos horas. Pero también lo describió como “pura suerte” y “coincidencia” y todavía le preocupa que la logística sea complicada en el futuro.

“El sistema está promoviendo el caos”, dijo el psicólogo.

Maldonado, por su parte, finalmente entró en el estadio después de dormir fuera durante la noche el pasado fin de semana. El y su colega de trabajo fueron aproximadamente el vehículo número 152 en entrar en las instalaciones.

Dijo que se sintió aliviado de iniciar el proceso de vacunación porque muchos de sus clientes jóvenes tienen una salud frágil. También es quien cuida a su madre de 93 años, paciente de cáncer.

“Yo digo que el único efecto secundario es una somnolencia terrible”, bromeó sobre sus tres intentos de vacunarse.

*Con Información de El nuevo herald

0 0 Votar
Article Rating
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x